El sector #HORECA en auge: #Camareros, dependientes y peones copan la creación de empleo durante el último año

En los últimos doce meses se han creado en España 274.000 puestos de trabajo netos (11.200 en Castilla y León), según los datos de ocupación de la Encuesta de Población Activa del III trimestre de 2014. La oficina estadística europea (Eurostat), que lleva algo más de retraso porque homogeneiza los datos de los Veintiocho, ha certificado que España lideró la creación de empleo en la UE en el segundo trimestre con un aumento del 0,7%, por encima de la media de la Eurozona (0,2%) y de toda la UE (0,3%).

Bien es cierto que los datos del INE ponen de manifiesto que los salarios de los trabajadores españoles han caído el 6,9% en los últimos cuatro años (11,6% en Castilla y León, según la Encuesta de Costes Laborales) y que del total de contratos que se han firmado en los últimos años (tanto en la región como en toda España) el 93% eran temporales y el 40% de jornada parcial, que en algunos casos es de 55 minutos.

La cifra de desempleados cae en volúmenes superiores al incremento que experimenta la afiliación a la Seguridad Social (debido al efecto desánimo y a la fuga de cerebros), pero una tasa de creación de empleo como no se da en todo nuestro entorno, según recuerda el Gobierno, debe valorarse como algo positivo.

El ‘milagro español’, sin embargo, no está claro que esté sustentado en un cambio del modelo productivo y una apuesta por la economía del conocimiento, el valor añadido y la innovación que, según coincidían también el autodenominado «Ejecutivo más reformista de la Historia» y los expertos es la única manera de no volver a cometer los errores que condujeron al país a la peor crisis de los últimos 75 años.

9Veamos ahora cuáles son los sectores de actividad que más empleo han creado en el último año y las profesiones de más éxito en el mercado laboral español. Se trata, por este orden, de las de camarero (132.200 asalariados más); dependiente (55.600); empleado de oficina que atiende al público (53.200); operadores y montadores (50.500); trabajadores cualificados del campo (47.400); profesionales de apoyo de carácter técnico (45.800, de los cuales 21.800 fueron agentes comerciales); artesanos y trabajadores cualificados de la industria y la construcción (40.200); y trabajadores no cualificados del sector servicios (38.700).

En Castilla y León (el INE no detalla a nivel autonómico las cien categorías existentes y solo aporta los diez grupos de ocupación), cinco sectores han creado empleo en los últimos doce meses y los otros cinco, no. En primer lugar se sitúa el de los ‘técnicos y profesionales de apoyo’, con 11.500 ocupados más. Se engloban aquí todos aquellos trabajos cuyas tareas requieren conocimientos de carácter técnico (no ingenieros) y sirven de apoyo en labores administrativas con cierto grado de responsabilidad. Engloban un sinfín de profesiones, desde mecánico dentista a supervisores de la industria, masajistas, vendedores de inmuebles, técnicos de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) o representantes, agentes comerciales y ‘viajantes’ en general.

En segunda posición, con un incremento interanual de 9.900 ocupados, aparecen los ‘trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores’, que incluyen camareros y cocineros, dependientes de comercio, vendedores a domicilio o teleoperadores.

Con 3.100 nuevos ocupados en el último año se sitúan los empleos englobados en el epígrafe de ‘artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción’, como los albañiles, carpinteros, fontaneros o pintores, entre otros. En cuarto lugar se encuentran los ‘trabajadores cualificados en el sector agrícola, ganadero, forestal y pesquero’, con 2.600 empleos creados en un año. En quinto y último lugar, con 700 empleados más se sitúan las denominadas ‘ocupaciones elementales’, como por ejemplo el servicio doméstico, limpiadores, repartidores de publicidad, ordenanzas, lectores de contadores, barrenderos, etc.

El resto de categorías profesionales han destruido empleo en el último año en Castilla y León, con la excepción de las ocupaciones militares, que han mantenido una cifra estable. Los ‘empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina’ suman en la actualidad 6.500 menos que en el tercer trimestre de 2013; los ‘técnicos y profesionales científicos e intelectuales’, 4.200 menos; los ‘operadores de instalaciones y maquinaria y montadores’, 3.800 menos; y los ‘directores y gerentes’, 1.600.

Contratos en Castilla y León

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) elabora mensualmente una estadística sobre el mercado de trabajo en la que recoge las ocupaciones con tendencia positiva en la contratación. Detallado en este caso a nivel nacional o provincial, el resultado de la consulta es que más de nueve de cada diez puestos más ofertados son no cualificados. En septiembre, en el caso de Valladolid, el ‘número uno’ es el de peón agrícola (2.625 contratos), seguido de vendedor en tiendas y almacenes (1.685) y operador de carretillas elevadoras (445). En Palencia, el ‘rey’ es el peón de la industria manufacturera (3.049 contratos), tras el que se sitúa el camarero asalariado (643) y el empleado administrativo sin tarea de atención al público (154).

También en la provincia de Segovia el peón de la industria manufacturera fue el ‘campeón’ de la contratación el pasado septiembre (2.127), con el camarero a sueldo (1.654) en segunda posición y el peón agropecuario (429) en tercer lugar. Por lo que respecta a Salamanca, el profesional más buscado es el camarero (2.191), con el telefonista (269) y el peón de la construcción de edificios (474) en los otros cajones del podio.

Un repaso al resto de la clasificación en cualquiera de las provincias, en este caso de la comunidad autónoma, abunda en las coincidencias:agentes y representantes comerciales; conductores asalariados; monitores de actividades recreativas; y auxiliares de enfermería. Como curiosidad, en Valladolid, Palencia y Salamanca hubo en septiembre cierto movimiento laboral para el epígrafe de ‘compositores, músicos y cantantes’ y, de forma más coherente, en Salamanca para los ‘matarifes y trabajadores de industrias cárnicas’.

Las únicas ocupaciones tradicionalmente consideradas como cualificadas en las cuatro provincias consultadas que aparecen el listado son, precisamente en la provincia salmantina, las de ‘profesores de enseñanza no reglada de idiomas’ y ‘profesores de universidad y otra enseñanza superior’.