¿Estáis cerrando?

ÓSCAR SOLANA, 5 septiembre 2015

A los camareros, barmans, bartenders, tenderos o como se nos quiera llamar, creo que se nos debía llamar ‘dalís’, por el cuadro de Salvador Dalí de la persistencia de la memoria conocido cuadro también como los relojes blandos.

Sí, somos ‘dalís’, porque en no pocas ocasiones se llega al dependiente, se le piden 6,8 o 10 cosas y damos por hecho que lo ha memorizado todo. Además, el cliente de al lado le pide que le cobre y el compañero que le socilita otra comanda. Y, sí, el camarero, ese genio de memoria persistente, sorprende a todos sirviendo al cliente todo lo que pidió, tapa incluida, entregando el ticket al otro cliente y dejándole la bandeja a su compeñero con el pedido.

Sí. Memoria persistente se acuerda de cada cliente por lo que toma y además el reloj del barman, camarero, se desvanece, no existe para el resto de mortales. Son las 3 de la madrugada, sillas levantadas, luz encendida, escoba en mano y llega el cliente sin reloj que se queda mirando y pregunta: ¿Estáis cerrando? Es ese momento ‘Dalí’ donde el reloj se desvanece. Y contestas con la mejor sonrisa: No, claro, te pongo la última. Dalí = genio. Camarero = genio y figura.

Y señores, sí, el camarero tiene familia y vida

http://www.eldiariomontanes.es/planes/201509/05/estais-cerrando-20150905000244-v.html