Las prioridades de la hostelería para 2015

Este viernes, día 8, empieza la Campaña Electoral para las Municipales y Autonómicas del 24 de Mayo. La Junta Directiva de la Federación Española de Hostelería, reunida el pasado diez de Marzo, redactó un decálogo de prioridades de la hostelería ante esta convocatoria, para que los candidatos que aspiren a gobernar Municipios, Provincias y Comunidades Autónomas, tengan en cuenta las necesidades, prioridades y reivindicaciones del sector:

1. Persecución de la competencia desleal y economía sumergida.
El botellón, la venta ambulante e ilegal de bebidas y comidas, las carpas ilegales actuando como establecimientos de celebraciones y banquetes en fincas privadas. Igualmente están proliferando todo tipo de actividades incívicas, vandálicas e incluso ilegales conexas a las anteriores, además el mal entendido consumo colaborativo, no hacen más que perjudicar al sector hostelero, y en general, a la imagen que estamos transmitiendo a los turistas que nos visitan, desvalorizan nuestra oferta y generan constantemente problemas vecinales de convivencia.
La administración local y autonómica han de ser firmes en la persecución de este tipo de actividades y dejar de actuar como si fueran un problema menor.

2. Mejora de la planificación de los destinos turísticos.
En España la política de desarrollo del turismo local es una competencia plena de Comunidades Autónomas, Diputaciones y Ayuntamientos. Por eso el sector hostelero y turístico se juega mucho en el ámbito local. Las asociaciones de hostelería y el sector turístico quiere tener una parte activa más importante en la planificación de destinos y se debe mejorar la planificación de desarrollo de productos. No valen las mismas soluciones en todos los destinos. Es necesario abrir un amplio debate sobre qué tipo de turismo se quiere y se debe potenciar en cada territorio.

3. Modificación de las acciones de promoción turística de los destinos.
La promoción turística es la parte visible de las políticas turísticas. Ha llegado el momento de mejorar las acciones de promoción, deben ser más segmentadas, medibles y colaborativas con el sector privado.

4. Reforma equitativa de los sistemas de fijación de aforos.
Con demasiada frecuencia la capacidad de acogida de un establecimiento hostelero que autoriza una entidad local no se corresponde con la realidad física del establecimiento ni con el número de personas que podría acoger, todo ello sin merma alguna en las condiciones y medidas de seguridad. Procede y es preciso establecer un criterio técnico único a todas las entidades locales que permita establecer el aforo de seguridad en este tipo de establecimientos al objeto de poder definir cuándo se genera una situación de riesgo real para las personas y los bienes por este motivo, con independencia de otras consideraciones de tipo urbanístico.

5. Reforma Ley de Propiedad Horizontal.
Es necesario el apoyo tanto de las administraciones autonómicas como locales para conseguir una reforma de esta ley y que el empresario hostelero tenga unos derechos razonables a la hora de instalar maquinaria de ventilación o extracción en la cubierta de los edificios.

6. Ayudas específicas para inversión en el sector hostelería.
La hostelería es uno de los pilares del turismo y es necesario que las administraciones e instituciones se involucren directamente a la hora de facilitar ayudas económicas que impulsen la adquisición de equipamientos eficientes. El sector de la hostelería, de la misma manera y necesidad que otros sectores, requiere de ayudas importantes en estos momentos de cambio de estrategias y de búsqueda de una mayor dinamización de la oferta turística.

7. Declaración indiscriminada de zonas especialmente protegidas de ruidos.
En las ciudades están proliferando los barrios sin ningún tipo de actividad nocturna debido a la irracionalidad de los poderes públicos ante la más mínima queja vecinal, muchas veces motivada por ruidos ajenos y externos a los establecimientos hosteleros. Se está aniquilando la vida nocturna sin sentido ni ningún tipo de orden o racionalidad. La convivencia es posible, pero hasta ahora solamente sale perjudicado el empresario hostelero.

8. Participación en los Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU).
Estos planes establecen el modelo de ciudad que se pretende ser y la hostelería, como uno de los principales atractivos turísticos y económicos de cualquier ciudad, ha de ser oída de primera mano. Por ello es necesario mejorar la participación del sector privado y mejorar la cooperación a todos los niveles, desde la FEMP, hasta Comunidades Autónomas y Ayuntamientos

9. Impulso a los Consorcios de gestión público-privados.
La iniciativa pública y privada han de ir de la mano en aquellos proyectos y actividades que son estratégicos para el devenir de una determinada ciudad o Comunidad Autónoma. Compartiendo sinergias los resultados siempre serán más positivos. Por ello es necesario desarrollar estos entes y los sistemas de participación, desde FEMP, hasta Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

10. Reducción de las cargas administrativas y Fiscalidad racional.
Aunque se ha avanzado significativamente en este aspecto, todavía siguen existiendo excesivas cargas administrativas, sobre todo para los pequeños empresarios autónomos. Unido a lo anterior, es necesario establecer criterios de fiscalidad razonables, que fomenten y no ahoguen la actividad económica, y que tengan en cuenta la proporcionalidad de redistribución de los recursos obtenidos. La hostelería recauda numerosos recursos y recibe muy pocos incentivos y apoyos a la actividad.

En general, aumentar el gasto por turista que visita nuestro país es una de las prioridades de la Administración del Estado, pero también de las Comunidades Autónomas y Entes Munidipales y Diputaciones. A ellos han ido destinadas algunas otras peticiones de Asociaciones provinciales de nuestro sector: Aragón pide más promoción y mejor transporte público; los empresarios asturianos solicitan mayor colaboración público-privada en la planificación de los destinos, desarrollo de inversiones y ayudas a la inversión, además de fiscalidad razonable; para el sector en Baleares es fundamental también el apoyo de la Administración pública, tanto en la promoción como simplificando normativas y reduciendo impuestos; Canarias pide mejor conectividad con los puntos de origen del turista, no imponer una tasa turística y promover más inversiones; Cantabria, reformar la clasificación de los hoteles; Castilla- La Mancha, racionalizar impuestos y control de nuevas actividades; Castilla y León y La Rioja, apoyo a la competitividad, promoción, incentivos fiscales y control de la economía colaborativa; Navarra, Murcia y Comunidad Valenciana exigen controlar el intrusismo y la oferta ilegal; Extremadura, mejor estrategia y colaboración público-privada; Madrid, una gestión más profesional del turismo y Barcelona, un plan turístico para no morir de éxito.

Las Asociaciones que aglutinan a todos los empresarios, a través de FEHR, quieren recordar a los candidatos de los partidos políticos que el sector es el que más empleo está generando, en cifras absolutas (uno de cada tres nuevos contratos son en hostelería y comercio). También en cuanto a porcentaje de contratos indefinidos, (La restauración es el sector en el que más contratos fijos se firmaron el año pasado, según datos del Ministerio de Empleo en base a las declaraciones de IRPF de 2014). Es por ello que, atendiendo las propuestas que se exponen en el decálogo, se apuesta por mejorar el tejido empresarial y seguir creciendo en generación de puestos de trabajo y de impuestos.

http://www.hosteleriadigital.es/hosteleria/24560/Las-prioridades-de-la-hosteleria-para-2015